Amaneciendo

Amaneciendo
Luz del interior/Foto de Internet

lunes, 29 de diciembre de 2014

Me confundo y te confundo

Todas las fotos son de internet.





0
A estas horas de la noche
la luna se retira,
la brasa se apaga,
queda desnuda mi alma,
ausente de girasoles,
y vuelan las cenizas
en las alas de un viento
vestido de rosales.


1.-

Enajenación de cinturones ajenos.
Ajeno de veras en el desgaste de los tiovivos
creciendo.
Dolor de tejido sin aroma estrella.
Van y van en espiral alamedas irisadas blanqueando
balnearios y patios.
PIENSO EN TI
Mi música son vértebras góticas sin prisa:
VERTE A SOLAS
en la aceitosa alba de los pájaros mágicos.

Ya calla el dolor de la tierra; nos va uniendo 
el azul y el cielo,
el agua y la nieve,
en su rezumar
de atravesados serventesios
que se aprietan entre dientes cuando duermen.



2.-

Sentirte con esta cáscara 
sin luz
en el eterno choque de nueces,
es sentir revolcarse las rosas
entre adelfas
sin otro sueño
que el de las horas,
y llegar tarde
¿ cuántas veces... ?
Llegar tarde al regocijo de lunas
despertando entre baldosas.



2A

Siento cansada la tarde,
la ventana cerrada,
cerrado el camino.
Te estoy sintiendo
las manos vacías,
rendida tu mirada,
sobornada la sonrisa.
Siento cansada la luna
retrasarse a la cita.
¡ Qué extraña su cara !
¡ Qué extraño su pelo !
Me sorprende su gesto,
me confunde su risa,
¡ Amor que siento 
será otro día ! 



3.- 

Estos momentos se van.
Todo parece irse
en la duda.
Se va el arroyo y el árbol
y la niña.
Quizá eres sólo tú...
con ese vuelo sin meta
que me arrastra y me tortura.
No hallo tu vuelta de amapola
en la tierna piel de esta primavera.



4.-

Me confundo y te confundo.
A veces soy azul y verde,
intentando tocar el cielo de agujas,
intentando ser sólo tu soplo,
tu brisa...
azul blanco y agrio,
como el secreto del faro que espera.
Que espera y espera
entre cristales atravesados de ti.
Ahora duerme entre las ramas
diarias del ímpetu.
Aislado, como es habitual, 
ausente,
sorprendido en el hueso de albaricoque.



5.- 

Suena la música,
suena tu voz de tenor autista...
¿ Cuándo cambiarás de letra ?
¿ Cuándo dirás nazco y crezco
y volverás a pasear por el arcoiris,
cuándo ?



6.-

Me olvido, a veces, que me hablas
de lejos.
Me empeño en buscarte por los porches
y no alcanzo tu paso.
Vas demasiado deprisa y mi sueño es lento.



7.-

Y sonrisas siempre y siempre llanto.
Cruje la llama y la farola
entre lunas de ábaco, media luna,
mirada alta, luna blanca.
No tenerte mata... luego nace la cruz
del desencanto.
Vendrás,
vendrás sin nombre. No importa.
Desnuda, sola, transparente, inconmensurable...
con tu cabello de madeja alborotada.
No importa.



8.- 

Blandiendo luces de frente,
llegas. Apenas odaliscas mareadas,
embriagadas de vendimia vana, vacua.
Buscando en las olas tiempo
para acercarme a ti, llanamente,
y atravesar el límite,
porque estás en el camino férreamente desnuda.
Desnuda de tarde y tarde,
con las raíces enrevesadas de útero,
con las raíces abrazadas de seno:
ENTREGADA,
como ahora, en la cadena del pecho
de la otra ventanilla.



8A

Qué solo en esta desnudez desnuda.
Qué solo en esta ausencia.
Qué solo en esta carencia de ti.
Sin ti, alma, no soy nada
y llenas tu ausencia de circunstancia,
de panorama ajeno, 
de decaimiento particular.
Qué sola el alma mía se va
sin darme un beso,
sin una carta,
sin un abrazo,
sin un adiós. 



9.-

Gritando que no te vayas...
Gritando sin voz la garra y el dolor,
al sentir y al querer sentencia de ella
sobre mi sueño lento de amalgamas,
cuando oscurece blando tu cuerpo
de pasiones, vestido de acanto y juegos míos,
atardeciendo.
Gritando que no te vayas,
que disientas, 
que no hay derecho a tu ausencia de estrellas,
a tu ausencia de siestas y batallas.
Y sentirnos presos y cuerpos esclavizados 
de cielo.



10.-

¡ Solos !
Reanudemos 
los escalofríos de las cisternas
al mañana sin resinas.
Calor de noble cepa,
vino de añeja bodega.
Guardagujas y tajadas de sandía
¡ Solos en este santo día !
Tendamos las manos
a la lluvia de alfombras,
a los corchos de las botellas
y a las bicicletas sin cadenas...
... Y reencontrarnos,
como cuando tú te enfadabas y me sacabas la lengua
-concha entre la arena-
Amo tu sensación de mañanas de oliva.
Amo tu voz de reloj de sol...
¡ Dejemos que amanezca !




11.-

Porque sí,
ilusión benigna, niña morena,
corazón encendido.
¡ que no sea otro día el amor !
Tú conoces cada pensamiento mío,
¡ No duermas cuando te canto !
Amor porque sí, que no a medias,
alba entera,
luna rosada.
Azul de espuma
y arrebatado recreo.


12.- 

Llamaradas de sol y niebla
en el presente de lentes
a oscuras.
Buscando entre el boj y las carrascas
tu alma de amapola.
Corres por las sendas
amarillas y castañas,
mientras una nube
desbarata algunos rayos
entre persianas.



13.-

Algunos instantes desapareces.
Acaso tu mirada de naranjas
se perdió por las calles buscando 
azahar.
Continúan las hojas secas, zarandeadas
por el viento, jugueteando entre risas
en esta noche de sorpresas locas.
Continúa noviembre
trayendo a mi alma
recuerdos, nostalgia, añoranza...
Y sé que tú romperás con todo 
cuando quieras.