Amaneciendo

Amaneciendo
Luz del interior/Foto de Internet

martes, 30 de diciembre de 2014

Y vuelves a preguntarme qué es amor


Y vuelves a preguntarme qué es amor




1



Me miras...
- se enciende la luz en las galerías 
de las noches pasadas a oscuras... -
Tenerte
dulcemente
acaramelada entre mis brazos y sentir que duermes...
Que duermes, y duerme tu alma,
tu mirada, tu florecida mirada
de rosas, fresnos y nubes...
Huyes...
Huyo de mi alcoba abandonada
por seguir la suerte del viento verde
que te quiere llevar...
¡ Cuánto tiempo en un momento !
¡ Cuánto sentimiento eterno !
¡ Cuánto amor ahora !
Dices no haberlo olvidado. Digo.
Jugamos y luego callamos,
como si fueran las estrellas,
como si fuera la luna
el relámpago de nuestras manos.
Amamos la tarde amarilla y roja
cayendo en nuestros labrados.
Labradores que siembran sus sueños
en las alas de la tierra volarán lejos...
Nuestra siembra traerá un amor eterno.



2



Cuántas veces desvanecieron sus pretensiones,
y de repente, AHORA se encuentran dentro:
dentro del verde de la hoja verde,
dentro del azul del cielo azul,
dentro del rojo del labio rojo...
DENTRO
de la palabra, la inteligencia y el deseo.
En ese juego de gradaciones,
infinito encuentro de dos,
donde se junta la tarde y la noche,
la noche a la mañana, y su deseo blanco
AMA.
Otras veces me desvela mi sentimiento vacilante:
sueño y estoy roto. Sólo amor me sanará.
Cierro los ojos y el secreto de la mirada
atardece vacío.
Mis manos buscan, buscan mis ojos,
y mi voz y mis labios y mis pies...
Mujer desvelada, serena y blanca,
morena y negra, cabellera larga:
Mis truenos y relámpagos son pasión
para la tarde de tus pechos de verano,
pasión traducida en caricia suave de mañanas.
AHORA recuerdo:
tú jugabas con las olas a doblar la risa;
aquel rumor de caracolas invadió mis oídos
de bergantes naufragados entre conchas...






3



Despertaba después
entre aceite y brea, eco de caracolas,
mástil y vela, amainando en la sierra
rebaños de regatas.
Paso tras paso tu encuentro es antes,
brazos abiertos y una tarde de portales blancos ,
terrazas blancas y paseos vespertinos.
En la luna de la media tarde
es más roja la rosa de tus pupilas negras.
Me besas y te beso. Luego nos perdemos en el tiempo
de unos juncos blandos, en el agua de un cristal blando,
en el cielo de un balcón desnudo...
Tu imagen lo llena todo: las horas y el espacio,
en el intento de subirlo alto. Cuerpo y alma,
como cuando siendo niños nos envolvía la niebla.
AHORA son los pétalos de tu pecho la primavera de mi alma.
VUELAS.
La historia será poco, nada todo...
La escribiremos los dos solos a un tiempo: AMO
Quizá amo porque quiero amar,
amar quieres porque amas quizá...
SOÑAMOS...
Soñamos cuando construimos nuestro credo...
Soñamos cuando trascendentalizamos el presente...
Soñamos cuando acariciamos nuestras manos...
Soñamos cuando cruzamos el umbral de nuestro secretos...
Soñamos cuando desgajamos nuestros sueños...
¡ De sueños de trata quizá !





4



AHORA no nos hacen falta recuerdos. Crezcamos.
Columpiémonos en la periferia de lo sensible:
tus ojos y mis ojos han saltado ventanales,
han roto cadenas y disipado miradores.
Hay días que la tarde plácida dice adiós,
adiós, adiós, adiós... y luego vuelve,
mansa y sumisa, como envolviendo de pena
su susurro de intimidades...
¡ Qué aliento, lástima que este tiempo
nos lleve a otro, sin remedio !
**********************************
Esta noche, una vez más, he soñado 
después de amar.
He soñado los mismos pechos y la misma piel,
el mismo aliento y el mismo calor...
Sí, he soñado -después de vivir-
que no acababa nunca de amar.
Amaba las amapolas rojas,
las margaritas apuestas,
los trigales verdes,
los almendros blancos.
Amaba y amo el cromatismo variopinto
de la primavera azul.
Amor era mujer: cuerpo y alma.
Amor es alma y cuerpo en mujer.
Esta noche, una vez más, he soñado
después de amar...




5



DESPIERTO: todavía amamos.
el cielo parece haber desalojado mi cuarto
trastero: donde los abrojos pinchaban,
hay una almohada de seda de China. 
De seda son las pupilas de tus ojos
donde quiere morir la luz de los míos.
Y VUELVES A PREGUNTARME QUÉ ES AMOR
-AMOR es la mirada, la sonrisa y la verdad;
todo aquello que arde en un abrazo,
la sutileza quintaesenciada del beso.
Yo escribía en este presente que amo.
¿ Por qué me has despertado ?
¡ No le robes esfuerzos a mayo !
AMOR es navegar en una nave encendida de pasión,
superar el sentimiento más alto que el sentimiento
y exprimir el alma en la unión de nuestros cuerpos.
Soñar el espíritu flotando sobre los dedos...
Saber del amor es distanciarse del cuerpo,
en el intento de subirlo alto: cuerpo y alma,
el mismo espacio para los dos.